Ruta Cascada de Mazobre

    Aprovechando que teníamos planeado hacer la ruta de la Cascada de Mazobre pasamos también por la Ruta de los Pantanos de la que te hablé la semana pasada y yendo desde Cervera de Pisuerga y pasando Alba de los Cardaños nos desviamos hacia Cardaño de Arriba para encontrarnos con el inicio de esta ruta.
 
    Eso sí, si el camino elegido es a través de Velilla del Rio Carrión tendrás que pasar Cardaño de Abajo para encontrar la carretera que te lleva a Cardaño de Arriba.
 
    El camino no tiene pérdida. Todos los pueblos están bien señalizados y la ruta también. Además, el parking está al lado de la misma carretera.
 
    En fin de semana, festivos y buen tiempo es una ruta concurrida y verás unos cuantos coches aparcados.
 
    La senda es de dificultad baja. Consiste en unos 3,5km de ida y otros tantos de vuelta y la pendiente es de unos 300 metros.
 
    A buen ritmo tardarás una dos horas entre la ida y la vuelta pero ahí no se cuenta el tiempo que dedicas a las fotografías, a contemplar las cascadas, el paisaje y cualquier otra cosa que se cruce en el camino.
 
    Es una ruta para disfrutar.
 
    Y ve bien pertrechado para prevenir las quedamuras del sol porque no encontrarás sombra a lo largo de la ruta.
 
    Nada más bajar del coche oirás el rumor del arroyo Mazobre y un panel indicativo. Ahí empieza la ruta que discurre, como ya te conté antes por un camino fácil y siempre paralela al arroyo. No tiene pérdida.
 
    A mano izquierda tendrás la cara norte del Espigüete.
 
Senda Cascada de Mazobre
 
Arroyo Mazobre
 
    Sigue caminando porque la recompensa será la primera cascada y no tires la toalla pase lo que pase por el camino y sino, mira lo que nos ocurrió a nosotros.
 
    Al principio había un poco de nieve, luego otro poco más y finalmente la ruta se complicó de verdad, sobre todo porque no íbamos preparados para lo que nos encontramos. Nieve por todos los lados.
 
Ruta de la Cascada de Mazobre

Ruta Cascada de Mazobre
 
    Tardamos mucho más de dos horas en hacerla pero qué rico nos supo el bocadillo que nos comimos arriba del todo, tras la primera cascada que podrás ver tranquilamente desde un mirador.
 
 
 
    Y hoy no hacía tiempo para bañarse pero si quieres puedes hacerlo en la poza que se forma justo bajo la cascada (doy fe de ello porque vimos allí a dos locos con los huevines encogidos por el agua helada).
 
    Llegados aquí, tomate el tiempo que necesites para contemplar el paisaje o descansar un poco porque subiendo aproximadamente unos 400 metros más encontrarás otra cascada.
 
 
 
    Y aquí terminó nuestra ruta porque con la nieve no pudimos ir más lejos y al bajar tampoco nos atrevimos a acercarnos al refugio del Espigüete (la senda también está señalizada).
 
    Será que el destino nos da una excusa para volver en otra ocasión.
 
 

Comentarios

Entradas populares